Gabriel de Araceli

    La poesía y las matemáticas son hijas del mismo empeño en abstraer la belleza y destilarla en formas numéricas o endecasílabos o ecuaciones. Pedro Puig Adam fue matemático, profesor y poeta. Alumno, colaborador y amigo de Julio Rey Pastor. Otro insigne matemático relacionado con la Junta de Ampliación de Estudios (JAE), que bajo la dirección de Santiago Ramón y Cajal y desde 1907 supuso un despertar en las ciencias y en las enseñanzas en España. Después, la larga noche del nacional franquismo enmudeció la voz de la rima y el número. Y los avances científicos, educativos y poéticos de aquel período de esplendor de la JAE se redujeron oficialmente a enumerar una lista de reyes visigóticos, instruir en el espíritu nacional o a loar la unidad de un imperio iniciado por otros reyes aún más católicos.

    En Getafe existe un instituto que lleva el nombre de Puig Adam. Y unos profesores, quizás emanados del espíritu didáctico renovador de la JAE, editan heroicamente desde hace décadas una revista poética que es referencia obligada en el mundo mundial de la poesía, de la literatura, de los números y de la belleza: CUADERNOS DEL MATEMÁTICO.

    Ezequías Blanco es pirata y profesor en el Instituto Puig Adam. Y es también poeta y ha escrito unos versos que forman el libro BARE NOSTRUM, que se va a presentar el próximo 14 de diciembre, a las 19:30 en Espacio Mercado, Plaza de la Constitución, s/n, Getafe. También es un homenaje a San Juan de la Cruz, otro héroe insigne de la métrica, quizás el más elevado y austero poeta que haya dado la lengua castellana. Se hablará de poesía, de fotografía, de números y de la vida. No falten.

Quedeme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejeme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

 

Anuncios