Etiquetas

, , , , , , ,

El viaje al inframundo de Marta Domínguez parece la venganza de las furias justicieras castigando la altivez de los mortales. Como Sísifo penitente Marta sufre la cólera implacable de Niké, la diosa griega de la victoria, que la persigue por burlar su confianza y encaramarse con la ayuda de un Caco eritropoyetínico al podio de Olimpia.

Memento Mori. El vértigo de la victoria, el deslumbramiento del éxito produce náuseas, es difícil vivir en un mundo de mortales cuando se ha rozado el paraíso, es difícil regresar al inframundo, al Hades, cuando se habita en los Campos Elíseos. Marta Domínguez fue utilizada por el poder (a ella no le importó, fue senadora por el PP) como ejemplo de persona luchadora, íntegra, de atleta entregada al sacrificio de la perfección, al sacerdocio del deporte purificador. Quizás midió mal sus capacidades y resbaló a punto de entrar en la meta de los triunfadores, se quedó a tres pasos de la gloria. Pasó de heroína a villana, de representar el éxito a equipararse al engaño, al fraude, su carrera política se arruinó, su carrera deportiva no tiene crédito. El pasado 19 de noviembre el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) la suspendió por tres años de la práctica deportiva (sin efectos posibles ya que estaba retirada de la competición) y la despojó de sus títulos deportivos por el uso de sustancias dopantes. Su caída a los infiernos de los falsos atletas, de los mentirosos, de los estafadores ha sido imparable, como Armstrong. En la foto aparece en la San Silvestre Vallecana, 31 de diciembre de 2009. Caronte aguarda vigilante en su barca sobre la laguna Estigia.

Marta corriendo la San Silvestre vallecana del 2009

Marta, Ticio amarrada a la roca de sus ominosos pecados y ahora devorada por el buitre, Marta siente en su fama el requerimiento de aquellos méritos espúreos que logró con mañas impuras. Si el pasado 19 de noviembre, el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) la suspendió por tres años de la práctica deportiva (sin efectos posibles ya que estaba retirada de la competición) y la despojó de sus títulos, ahora, el 8 de febrero el BOE publica la retirada de todos los honores y prebendas que ostentaba por su condición de atleta de alto nivel: exenciones fiscales, privilegios para acceder a la universidad, de puntos extra en las oposiciones a funcionaria del Estado, etc. Marta vagando por el Hades, abandonada por aquellos que en el Partido Popular la auparon al Senado, por aquellos que la encumbraron interesadamente a los Elíseos de la gloria. Se cumplió la profecía, de nada le sirvió su excelencia salvando la ría en el 3.000 obstáculos, braceando soberbia sobre el tartán hacia la meta de la vida, antes se coge a un mentiroso que a un cojo, y ella cayó apenas alcanzado el honor taimado, porque la memoria, traicionera, no olvida y te espera en una esquina para cobrarte las deudas del juego, Marta, pobre barquita entre peñascos rota, memento mori, carne que se ha de comer el pico corvo de las erinias. Alecto, Megera y Tisífone no tienen piedad con los mortales.

hercules_caco

Caco vencido por Hércules. Plaza de los Uffizi, Florencia

Ver más: Citius, Altius, Fortius

Texto y fotografías: Gabriel de Araceli


Ver más: https://escaparateignorado.com/2015/12/01/citius-altius-fortius/

Anuncios