¡Ay, la inocencia perversa de esas imágenes ingenuas de equívocas criaturas adorables!

Un vídeo del angelito Aguado


Enlaces relacionados:

La revelación equinoccial de san Juan de Ortega

Anuncios