El ser humano busca retos contra los que medirse y comprobar su grado de superación. El ciclocross adquiere un tono épico cuando se desencadenan los elementos y la lluvia embarra caminos y pedreras contra los que la habilidad sobre la bicicleta y la aptitud física del ciclista luchan por imponerse. Heridas de barro, y la satisfacción de vencerse a sí mismo, esa es la gloria que consiguen los atletas.

Ciclocross en Boadilla del Monte, 20 de noviembre de 2016

Fotos y vídeo de Ángel Aguado López


Enlaces relacionados:

El VO2max, el hematocrito y el umbral anaeróbico

El infierno del norte

Eros y Tánatos


Anuncios