Etiquetas

, , ,


_DSC6384_webPascual Izquierdo nació en Castilla y a ella ha dedicado o de ella le viene su poesía. Hombre inquieto y andariego entre las mieses y los retablos burgaleses, alfanhuí sobre dos ruedas, ingeniero e ingenioso con las palabras, las llena de belleza y de ellas se sirve para alzar bóvedas de albas, trazar catedrales de ocasos y pétalos o pentagramas de luces bermellonas. También es crítico literario y alguna generación se educó en el rigor de sus anotaciones  que acompañaban los libros de don Benito Pérez Galdós. Sus letras han ganado tantos premios que su casa parece la sala de trofeos de un ciclista campeón, pero él prefiere beber el vino de Ribera en copa de vidrio antes que adentrarse por los oropeles de los bajíos traidores del mundanal ruido. 


MORTAL

Acaricias la espiga
y queda tu piel repleta de cosechas.

Te posas en la tarde
y tiembla de pronto la piedra adormecida.

Te orientas hacia el viento
y navega tu cuerpo como un bajel de brisas.

Mas, ¡cómo te hieren las aristas!

¡Cómo te ciega
la plenitud del equinoccio!

¡Cómo ataca el óxido de otoño
tus hojas amarillas!

Del libro ALBA Y OCASO DE LA LUZ Y LOS PÉTALOS. Premio “Flor de la Jara” de Poesía 2013


 Otras palabras de Pascual Izquierdo

Versos y Vectores

Comentario de textos

Anuncios