Un vídeo de Ángel Aguado en el recogimiento del claustro del Monasterio de Santo Domingo de Silos

_dsc3168_web

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.

Cuando te vi señero, dulce, firme,
qué ansiedades sentí de diluirme
y ascender como tú, vuelto en cristales,

como tú, negra torre de arduos filos,
ejemplo de delirios verticales,
mudo ciprés en el fervor de Silos.

Gerardo Diego, 4 de julio de 1924

Enlaces relacionados:

Angelitos bellos

La revelación equinoccial de san Juan de Ortega

 

Anuncios