Citius, Altius, Fortius

Algunos atletas, a pesar de haber sido excepcionales se vieron ensombrecidos por el ascenso meteórico de otro contemporáneo. Le pasó a Carlo Thränhardt, que a pesar de tener una extraordinaria plusmarca de 2,40 no pudo vencer al cubano-hispano Javier Sotomayor (2,45), que le superó en las competiciones internacionales. En la foto aparece en una prueba celebrada en el Palacio de los Deportes, Madrid, febrero, 1988.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s